San Miguel,  sostuvo que a  casi 50 años de su creación,  la Comunidad Andina  se ha visto reforzada porque los parlamentarios miembros son representantes legítimos de los países que la integran y estos a su vez proceden de elecciones justas y con visión democrática.

La secretaría general de la CAN trabaja focalizando 27 objetivos determinados dentro de los que se destacan  temas  agropecuarios, aduaneros, libre tránsito, telecomunicaciones, patrimonio e industrias culturales, organismos de cooperación, prevención de desastres, convenios automotores y, sobre todo, el comercio libre en la zona andina, entre otros.

Sin embargo, hay temas que no fueron  tratados por la secretaria general de la CAN debido a la delimitación con la que trabajaron por mandato de sus estados miembros, reconoció San Miguel.

Como representante de Bolivia, sostuvo que fue un error que los estados integrantes de la Comunidad no manejen un solo discurso y objetivo en el caso de drogas ilícitas. Comentó, a manera de ejemplo, en Bolivia, Colombia y Perú se produce la hoja de coca, pero Bolivia defiende el consumo tradicional  y el  uso medicinal que se hace de esta planta. Mientras, otros gobiernos han rechazado este enfoque por falta de coordinación y penalizan injustamente al país altiplánico.

Asimismo, San Miguel  destacó la implementación y uso  gratuito de un satélite andino que no fue posible colocar  antes en órbita pese a su necesidad y contar con la órbita satelital. Hoy, es una realidad a través de un contrato suscrito  mediante concesión con una empresa holandesa, informó.

Otro tema en el que trabaja la secretaria general de la CAN es la interconexión física entre los países miembros, con el objetivo de allanar los excesivos trámites burocráticos que aún son exigidos en  las fronteras de los países andinos.

Al respecto, anunció la implementación de una tarjeta de transporte andino que facilitará principalmente el turismo intracomunitario, con solo escanear el documento de identificación de los ciudadanos pertenecientes a los países integrantes (Perú, Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador).

Walker San Miguel reflexionó sobre la necesidad de un real y profundo proceso de integración andina y  latinoamericana,  hoy más que nunca necesario frente a un gobierno como el de Estados Unidos que pretende construir muros de separación, por lo que propuso tomar esta situación como una oportunidad para los latinoamericanos de volver a ideales primigenios, como los de Bolívar y San Martín.

Rolando Sousa, representante peruano y  vicepresidente del Parlamento Andino, abogó por que este organismo no se auto limite y tome cartas en asuntos necesarios como son acuerdos para la seguridad ciudadana donde se deben trabajar instrumentos con un acuerdo común.

De igual forma, en el tema de la lucha contra el flagelo de la corrupción más aún hoy que nuestros países han sufrido – dijo – un ‘meteorito’ que amenaza a la clase política como es el caso de Odebrecht.

Silvia Salgado, representante de Ecuador, propuso coordinar agendas entre los estados miembros y que estas aterricen en la problemática real de cada uno de ellos. Jorge Romero, representante peruano resumió el quehacer de la Comunidad recordando que separados somos invisibles, pero juntos invencibles.(EPA)